Registrar una marca en Estados Unidos para un nombre de una empresa es bastante sencillo. Muchas empresas pueden presentar una solicitud en línea en menos de 90 minutos. La forma más sencilla para registrarse es en la página del U.S. Patent and Trademark Office.

Antes de completar el formulario de inscripción en línea, consulta la página Trademark Electronic Search System (“TESS”) que es una base de datos donde puedes asegurarte de que otra empresa no ha registrado una marca idéntica o similar para las mismas categorías de bienes o servicios que tú ofreces. La protección de una marca en Estados Unidos se concede a la primera entidad en utilizar una marca particular en el área geográfica donde opera, sin importar que la marca esté registrada. Pero si su marca elegida ya está registrada por otra empresa – incluso si se ha utilizado por primera vez – su registro será rechazado y probablemente requerirás de un abogado que te ayude a continuar con el proceso.

registrar una marca en Estados Unidos

Los costos del registro online de una marca están entre los $ 275 y $ 325 dólares y requiere de información tal como las categorías de los bienes y servicios para los que se utiliza la marca, fecha del primer uso de la marca y si hay un elemento de diseño de marca que estés buscando. Los negocios en Internet, deben registrar sus nombres sin extensiones web como .com o .net, a menos que estén pensando en registrar la marca con y sin. Registrar una marca sin la extensión de dominio te ayudará a prevenir que otros negocios registren el mismo nombre sólo añadiendo una extensión diferente. No elijas un diseño específico de tu marca con el fin de obtener una protección más amplia.

Debes recibir una respuesta a tu solicitud dentro máximo en seis meses de llenar el formulario, de acuerdo con la página U.S. Patent and Trademark Office. Hay algunos casos en los que se requiere un abogado especializado en propiedad intelectual – o por lo menos buscar asesoría jurídica de antemano. Si tu marca deseada es similar a otra marca registrada, o lo suficientemente similares como para confundir a la gente, hay una buena posibilidad de que tu registro sea impugnado.

Lo más difícil de registrar una marca en Estados Unidos es registrar nombres considerados demasiado genéricos o descriptivos (por ejemplo “Tienda de Helados” o “Vendemos Plantas”). Un abogado puede ayudarte a encontrar una manera de conseguir al menos algún tipo de protección.

Comparte esta nota