Los niños tienen muchos padecimientos, goteo nasal, dolor de estomago, salpullidos entre muchos otros pero ¿ cuándo llevar a tu hijo al doctor ? ¿Esperar a que abra el consultorio del pediatra, o llevarlo a la sala de urgencias?

Pero ¿y si algo más grave se desarrolla, como una fiebre por encima de 103°F o rigidez en el cuello? Puedes no saber si llevarlo inmediatamente a la sala de emergencias, llamar al médico, o simplemente esperar a que pase.

Algunos padres se preocupan de que su instinto de llevar a sus hijos a la sala de emergencias o a una clínica de urgencias después de que el consultorio del pediatra ya esta cerrado sea criticado o cuestionado por los médicos de guardia, sin embargo siempre debes confiar en tu instinto.

Estos son síntomas comunes de la infancia que pueden justificar una visita al consultorio del doctor, clínica de urgencias, o sala de emergencia. Si tienes un bebé menor de 1, los criterios son diferentes para los bebés que en los niños mayores. Sin embargo, con los niños de cualquier edad, no dudes en preguntar a un profesional de la salud cuando tienes alguna duda.

Fiebre alta en un niño mayor de 1 año

Si tu hijo tienen las mejillas rojas y esta caliente, tu primer instinto puede ser ir a ver a un médico tan pronto como sea posible, sin embargo esto no siempre es necesario.

La fiebre es una manera que tiene el cuerpo de defenderse contra una infección. Si un niño tiene fiebre, significa que su sistema inmunológico está trabajando. La fiebre, por definición, es de 100.4 F, tomada vía rectal. Puedes tomar la temperatura de un niño bajo el brazo, pero asegúrate de añadir un grado a los resultados para obtener un número más exacto.

“La mayoría de las fiebres de un niño no son emergencias médicas y pueden esperar hasta que tu pediatra abra su consultorio”, dice el portavoz de la AAP Ari Brown, MD, un pediatra con sede en Austin, Texas. Ella recomienda llevar a tu hijo de 2 años o más al médico si tiene una fiebre de 104 grados Fahrenheit o más, si se ve mal, o si ha tenido una fiebre persistente durante cuatro o más días consecutivos. Un niño menor de 2 debe ser visto por un médico dentro de las 48 horas de fiebre.

Cuándo llevar a tu hijo al doctor 1

Dolores de cabeza fuertes

¿Cómo puedes saber si el dolor de cabeza de tu hijo es lo suficientemente grave como para merecer atención médica inmediata, o si dejarlo dormir ayudaría?

Si el dolor de cabeza de tu hijo persiste durante varias horas – o si el dolor es tan intenso que no puede comer, jugar, o incluso ver la televisión- llama al pediatra.

Los dolores de cabeza junto con fiebre, vómitos, confusión, salpullidos o rigidez en el cuello también deben ser evaluados rápidamente ya que el niño podría tener una infección grave.

Si un niño tiene dolores de cabeza frecuentemente, necesita ser evaluado por un médico. Generalmente, los niños no deben tener dolores de cabeza.

Salpullido generalizado

No te preocupes demasiado por un salpullido en el brazo o los pies de tu hijo; son generalmente inofensivos. Sin embargo, si el salpullido cubre todo su cuerpo, hay que examinarlo con un especialista.

Una salpullido no escaldado – pequeñas manchas rojas o moradas en la piel que no cambian de color cuando se presionan – puede indicar una emergencia médica, como la meningitis o sepsis, sobre todo cuando también tiene fiebre. Este tipo de salpullido también puede aparecer en la cara después de tos o vómitos, por lo que no siempre es un signo de algo grave, sobre todo si es sólo en un área.

Para estar seguro, cada vez que tu hijo tenga pequeños puntos rojos o morados no escaldados que aparezcan en un área extensa, lo mejor es buscar atención de emergencia de inmediato, para descartar alguna enfermedad grave.

Otro salpullido cutáneos que puede llegar a ser una emergencia médica son las ronchas que aparecen con hinchazón en los labios. La urticaria se debe tratar inmediatamente con diphenyhadramine (Benadryl). Si los labios o la cara de tu hijo esta hinchada, deben ver a un médico. Si la respiración de tu hijo es dificultosa o tu hijo se queja de dificultad para respirar, llame al 911 inmediatamente.

Cuándo llevar a tu hijo al doctor

Bichos en el estómago

Cuando tu hijo tiene una intoxicación alimentaria o gastroenteritis, revisa la frecuencia con la que está vomitando o tiene diarrea.

El vómito y la diarrea puede conducir a la deshidratación. Si se trata de una deshidratación leve, el médico puede recomendar dar soluciones electrolíticas orales en casa, aunque el tratamiento depende en parte de la edad del niño. Si tu hijo parece estar empeorando (no orinar o se ve muy enfermo), debes consultar a su médico.

Rigidez en el cuello

Un cuello rígido puede indicar meningitis, una verdadera emergencia médica. Sin embargo, una rigidez en el cuello sin otros síntomas rara vez es algo más que músculos doloridos.

Una rigidez en el cuello con fiebre podría ser tan simple como una inflamación de las amígdalas o ganglios linfáticos inflamados, no meningitis; lleva a tu hijo al pediatra para que te oriente. Por supuesto, si un golpe fue la causa del dolor de cuello, esto es una razón clara para llevarlo a la sala de emergencia.

Si necesitas más información, escríbenos a contacto@latinosenvivo.com

Comparte esta nota